jueves, 18 de julio de 2019

Comunidades Totonacas llevan a juicio al Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1

COMUNICADO

  • Se lleva a cabo Audiencia final del Juicio de Amparo interpuesto por Comunidades del Pueblo Totonaco contra el Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1.
  • La sentencia debería reconocer que los permisos violaron, entre otros, el derecho a la consulta y al consentimiento previo, libre e informado, así como la obligación de realizar estudios de impacto social.
  • De acuerdo a peritajes, la construcción de esta hidroeléctrica contamina el agua, genera gases de efecto invernadero y propicia la aparición de fauna nociva.

El 11 de julio de 2019 se llevó a cabo la Audiencia Constitucional del Juicio de Amparo 598/2016, que las Comunidades Totonacas de San Felipe Tepatlán, Altica y San Mateo Tlacotepec, interpusieron en 2016 en contra del Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1 (PHP1), por la violación a sus derechos como pueblos indígenas. Se trata de un proyecto compuesto por dos presas (Presa Ahuacoya y Presa Zoquiapa) dentro de los municipios de San Felipe Tepatlán, Ahuacatlán y Tlapacoya, en la Sierra Norte de Puebla, que el Estado Mexicano autorizó a favor de la empresa Deselec 1-Comexhidro para abastecer de energía a sus socias: Wal- Mart, Waldo´s Dólar, Vips entre otras.

En la demanda, que ha sido acompañada por el Consejo Tiyat Tlali y por Fundar, las comunidades reclaman a diversas autoridades -entre ellas SENER, SEMARNAT, CONAGUA y las presidencias municipales- haber entregado los permisos violando las obligaciones que le impone el marco internacional de derechos humanos. Esto es, no haber realizado de manera previa, libre e informada, un proceso de consulta y consentimiento indígena; haber violado el derecho a la tierra y al territorio, a la libre determinación, al medio ambiente sano, al agua, y no haber realizado un estudio de los posibles impactos sociales que el proyecto podría ocasionar.

Las comunidades demandantes piden la cancelación de los permisos existentes, pues rechazan la construcción de esta gran hidroeléctrica que, por su naturaleza y, de acuerdo, con los peritajes existentes en el expediente, tendrá impactos en el medio ambiente, como la disminución en la calidad del agua, generación de gases de efecto invernadero, aparición de fauna nociva, contaminación de acuíferos y remoción de vegetación forestal.

También se reclama la revisión de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), pues el Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental ahí previsto, es contrario a los estándares internacionales de derechos de pueblos indígenas.

Las comunidades rechazan además la supuesta consulta indígena que la Secretaría de Energía llevó a cabo de marzo a abril de 2015, y que ha sido alegada como prueba, tanto por las autoridades como por la empresa, para afirmar que el proyecto cuenta con el consentimiento de las comunidades involucradas. Y es que se trató de una simulación, pues los permisos que dan lugar al PHP1 comenzaron a entregarse en 2009, mucho antes de la supuesta consulta, lo que constituye una clara violación al carácter previo, libre e informado exigido por los estándares internacionales en la materia.

Es importante añadir que a lo largo de estos tres años de juicio, acontecieron irregularidades que fueron denunciadas en su momento, como el supuesto desistimiento de demanda de algunos de los quejosos; la existencia de firmas en ciertos documentos, que no fueron reconocidas por sus titulares; o el extravío de ocho tomos anexos al expediente de amparo principal1. Pero además, tuvieron lugar situaciones de hostigamiento y criminalización, no sólo hacia las personas integrantes de las comunidades demandantes, que forman parte de los Comités de Defensa del Río Ajajalpan, sino también hacia las organizaciones que hemos acompañado la defensa.

El caso ha llegado a un momento decisivo; el Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y del Trabajo y de Juicios Federales en el estado de Puebla dictará sentencia. Las comunidades quejosas esperan sea para reconocer la vulneración de sus derechos, así como para ordenar la restitución de los mismos mediante la puntual cancelación de los permisos.

Firma la petición: http://chng.it/sgRtryw9zW


Contacto
consejotiyattlali@gmail.com / 23 3104 5534 y 22 2548 8060
tania@fundar.org.mx / 5554 3001 ext. 151

martes, 16 de julio de 2019

Carta entregada al titular de SEMARNAT exigiendo NO apruebe la MIA de Almaden


15 de julio de 2019  
Dr. Víctor Manuel Toledo Manzur 
Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales  
La Unión de Ejidos y Comunidades en defensa de la tierra, el agua y la vida Atcolhua, del municipio de Ixtacamaxtitlán, así como habitantes de más de 80 comunidades que vivimos a lo largo del río Apulco en la sierra norte de Puebla, y organizaciones civiles y colectivos que trabajamos por la salud, el medio ambiente, la gestión ciudadana del agua y los derechos humanos en el estado, sabedoras de que la SEMARNAT tiene como fin constituir una política de Estado de protección ambiental, que revierta las tendencias del deterioro ecológico y siente las bases para un desarrollo sustentable en el país, manifestamos a usted nuestra firme exigencia de que no se apruebe a Minera Gorrión SA de CV, filial de la canadiense Almaden Minerals, la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto Ixtaca para realizar explotación minera en nuestro territorio, ingresada para su evaluación a SEMARNAT el pasado mes de febrero. 
Dicho proyecto traería como consecuencia un proceso de devastación ambiental por los daños irreversibles a la biodiversidad, al equilibrio ecológico y al suministro de agua en la sierra norte de Puebla, poniendo en riesgo la vida de miles de familias campesinas-indígenas. 
Después del análisis de la Manifestación de Impacto Ambiental tenemos evidencia sólida de los gravísimos impactos que generaría la explotación de minerales a cielo abierto en Ixtacamaxtitlán. Diversos especialistas, en diferentes áreas del conocimiento, presentaron observaciones técnicas a la manifestación de impacto presentada por Minera Gorrión, sustentando la inviabilidad del proyecto por las graves e irreversibles consecuencias que tendría, tales como:  
  1. La propia minera reconoce que los impactos del proyecto serían irreversibles y que hay riesgo para los factores que componen el ecosistema por lo que no se pueden aceptar medidas de mitigación que comprometen el futuro de nuestros pueblos. 
  2. Los impactos irreversibles causados en el sistema hidrológico, la biodiversidad y la vocación de uso de suelo agroforestal pueden generar un efecto cascada que afectaría el ecosistema de la región, más allá del municipio de Ixtacamaxtitlán. 
  3. La Manifestación de Impacto Ambiental de Minera Gorrión no reconoce la incompatibilidad de la minería metálica a cielo abierto con las políticas de Restauración, Preservación y Aprovechamiento Sustentable de las Unidades Biofísicas Ambientales del Programa de Ordenamiento Ecológico General del Territorio.  
  4. Minera Gorrión minusvalora la agro-biodiversidad de la región negando el papel y el aporte de los pueblos indígenas-campesinos a la alimentación, al cuidado de la madre tierra, invisibilizando así, el impacto de la industria extractiva en la vida campesina.
  5. Ignora la vegetación secundaria y el bosque de táscate en la región, minimizando los servicios ambientales que prestan, sobre todo ante un contexto de cambio climático. 
  6. No toma en cuenta los impactos socio-económicos del cambio de uso de suelo de terrenos agrícolas. 7. Omite información sobre especies que se verían afectadas dentro de la NOM-059 pues afirma que ninguna es endémica de la zona lo cual es falso.  
  7. No sustenta la viabilidad de la operación con el uso exclusivo de agua pluvial ni expone los impactos que conlleva la intervención en los escurrimientos de agua pues recolectar el agua proveniente de la parte superior de la cuenca supone que la empresa intervenga en la regulación de los flujos hidrológicos impactando la cuenca del río Tecolutla y por lo tanto la cuenca hidrológica prioritaria Tuxpan-Nautla.  
  8. Llamamos su atención al hecho de que Minera Gorrión no cuenta con derechos sobre las concesiones mineras que dice tener, las cuales han sido declaradas inexistentes e ilegales en el proceso de juicio de amparo interpuesto en defensa de nuestros derechos a la tierra, al territorio y a la libre determinación.  
La minera canadiense Almaden Minerals, ha demostrado de diferentes maneras su desprecio a nuestros derechos, a nuestra cultura, a nuestra historia y a quien desde luego no le importa nuestro futuro, piensa que puede violentar, con una reconfiguración total nuestro territorio, con daños irreversibles a la biodiversidad, a la salud, a la vida comunitaria y no lo podemos permitir. Si SEMARNAT autoriza la Manifestación de Impacto Ambiental, estará abriendo la puerta para que se profundice la violencia que la minera ha generado, pues se ha aliado con actores en el estado del viejo régimen, acostumbrados a imponer, corromper y abusar del poder. 
Es tiempo de avanzar en los cambios prometidos. Basta ya de simulaciones, basta ya de que las instituciones públicas respondan a los intereses de las mineras con la justificación de que la inversión extranjera traerá beneficios a la vida de las y los mexicanos. Por años hemos oído ese discurso y, lo único que pasa, es que están devastando nuestro país. Basta ya de corrupción, de burlas.  
Sabemos que varios de los empleados y empresas que ahora trabajan con las mineras, fueron servidores públicos, funcionarios que trabajan para el mejor postor. Sabemos que hay profesionistas sin ética, que se venden para hacer los estudios a las empresas extractivas como GMI Consulting y Corporación Ambiental de México SA. de C.V., consultora al servicio de minera Frisco en el proyecto Espejeras que pretendía explotar minerales en Tetela de Ocampo, así como también del proyecto minero Caballo Blanco de Almaden Minerals y ahora en el proyecto Ixtaca de la misma empresa. Urge poner en práctica nuevas formas de gobernar, urge que los discursos se conviertan en hechos. 
Urge evitar más desgracias provocadas por las empresas mineras como las que enfrentan nuestros hermanos de Sonora, Zacatecas, Guerrero, Chihuahua, de las cuales instituciones como SEMARNAT fueron cómplices en el pasado. Es indignante que Grupo México continúe generando daños sin que se le ponga un alto.  
Señor Secretario Víctor Toledo; hombres y mujeres de la sierra norte de Puebla creemos que las cosas pueden cambiar, demuéstrelo. Sabemos que no está fácil enfrentar a los grandes intereses económicos pero estamos convencidos de que si no se avanza firmemente para detener la injusticia, la desigualdad, la devastación ambiental y se autoriza a Minera Gorrión la extracción de minerales en Ixtacamaxtitlán, se estará traicionando al pueblo y el gobierno se quedará solo. Creemos que es tiempo de asumir la responsabilidad histórica de construir un país diferente, de que el gobierno responda a los millones de ciudadanos que estamos dispuestos a luchar por la vida con dignidad. Alto a la profundización de la violencia y muerte generada por las empresas mineras en México. Sí a la vida y al futuro de nuestros pueblos. 

SEMARNAT tiene la palabra. 
Nosotros continuaremos defendiendo la vida.  

ALTO AL DESPOJO DE LOS TERRITORIOS POR PARTE DE LAS MINERAS. POR EL RESPETO A LA VIDA Y APORTE DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS-CAMPESINOS.






viernes, 1 de junio de 2018

Mañana 2 de junio, 10:00 hrs
Punto de partida: Centro de convenciones de Cuetzalan
¡Lleva veladoras y pancartas!

Marcha Verdad y Justicia para: Manuel Gaspar Rodríguez y Antonio Esteban Cruz

¡Alto al criminazalización de las/os defensores del territorio!