jueves, 28 de abril de 2016

El pueblo totonakú en defensa de la tierra en Altica, San Felipe Tepatlán

El 24 de abril en la comunidad de Altica, San Felipe Tepatlán enclavada en la Sierra Norte de Puebla se dieron cita más de 8 municipios para compartir la voz del pueblo totonakú en la defensa del territorio.

Los pueblos presentes en la asamblea iniciaron con una oración y colocación del altar con productos de la tierra y la comunidad para refrendar el respeto al territorio y a la madre tierra.



 


Una vez refrendado el respeto por la Madre Tierra y el compromiso de cuidar el territorio, los pueblos totonakus recibieron información de proyectos de fractura hidráulica, conocido como Fracking en la Sierra Norte de Puebla a cargo de Aroa de la Fuente de la organización Centro de Análisis e Investigación Fundar.

En la exposición se describió la técnica de fracking la cual consiste en hacer pozos verticales perforados de gran profundidad en que se inyecta un fluido compuesto principalmente de agua a presión alta para liberar el gas natural y el petróleo que se encuentran en las cajas de subsuelo abajo. Con la extracción del gas viene otros químicos y fluidos de perforación de las cajas de la tierra. Después de separar los químicos del gas se forma un “coctel toxico de imposible tratamiento y complicado deposito.” Los impactos negativos de fracking son varios, incluso la disminución de disponibilidad y contaminación del agua, impactos sobre la salud, emisión de gases y su contribución al cambio climático y sismos, entre otros.

Otro punto de la exposición fue compartir datos específicos del Fracking en la Sierra Norte de Puebla y por último describir el proceso de trabajo de la Alianza Mexicana Contra el Fracking fundada en 2013 por la acción unida de 40 organizaciones locales, estatales, nacionales y internacionales que demandan la prohibición de fracking en México para asegurar el respeto y garantía de los derechos humanos, específicamente de los pueblos indígenas y campesinos al manejo de sus tierras, territorios y recursos naturales.


Escucha el Audio:



Lee la investigación hecha por Aroa: Fractura hidráulica en la Sierra Norte de Puebla

Por su parte el etnólogo Gabriel Hernández compartió la importancia histórica del Totonacapan, (territorio totonakú) el cual territorialmente fue modificó en la conquista y que existe un riesgo latente de seguir disminuyendo la riqueza cultural y de biodiversidad del Totonacapan con los permisos que ha otorgado el gobierno federal a empresas nacionales y trasnacionales que pretenden construir proyectos de muerte a la Sierra Norte.

El etnólogo Gabriel Hernández recordó la interrelación entre la biodiversidad del Totonacapan, el Dios del trueno Aktsini y el Chuchutsipi, los cuales mantienen un equilibrio importante en la vida comunitaria y en los recursos naturales como el agua que están amenazados por las múltiples concesiones de hidroeléctricas y mineras en el Totonacapan.


Escucha el Audio:




Después de escuchar las dos participaciones, participantes de la asamblea dieron palabra de sus luchas y problemáticas para unir su voz enfatizando: los territorios están al resguardo de las comunidades y pueblos indígenas y no del gobierno federal; los pueblos indígenas se solidarizan con las luchas locales nacionales e internacionales para defender el territorio y que en la defensa del territorio es importante e indispensable la voz de las mujeres como en el caso de Olintla.



 


Por último, los pueblos unieron su voz en un pronunciamiento donde señalan:

Nuestra existencia como pueblo indígena tutunakú está en riesgo debido a los proyectos de fracturación hidráulica, minería a cielo abierto y construcción de hidroeléctricas privadas que quieren imponer grandes empresas como Walmart, Comexhidro, la minera china JDC Minerals , la canadiense Almaden Minerals, Grupo Ferrominero, Frisco de Carlos Slim con el único fin de obtener más ganancias a costa de daños irreversibles en las cuencas del río Ajajalpan, Apulco y Zempoala que podrían llevar al desplazamiento forzado de población.


Y Denuncian:
  • La empresa Deselec 1-Comexhidro no respeta la ley pues continúa realizando trabajos en el municipio de San Felipe Tepatlán teniendo vencido el permiso de cambio de uso de suelo que le otorgó Semarnat.
  • Denunciamos que trabajadores de la empresa llegan en camionetas sin placas para realizar trabajos y que están engañando a la población diciendo que vienen por parte del INAH para cuidar los lugares antiguos, queriendo así entrar a nuestros terrenos. 
Y Exigen:
  • A la empresa que salga de nuestro territorio. Exigimos al gobierno federal, estatal y municipal que garanticen nuestros derechos como es su obligación y cancelen los permisos que dieron a la empresa sin nuestro consentimiento. Alertamos a las autoridades para que detengan la imposición del proyecto Puebla 1 que viola nuestros derechos como pueblos indígenas o serán responsables de que se agrave el conflicto en la región. 

Escucha y lee el pronunciamiento completo:




Después de la asamblea, el grupo Sangre Mexicana Records se realizó una interpretación de su música "Hip Hop" sobre la Madre Tierra y su amor y respeto para la Sierra Norte de Puebla. Los raperos jóvenes pretenden "crear esta Rap- Hip Hop música para poder ayudar a nuestra raza en pobre extrema."


Dale a "Me Gusta" en Facebook: Sangre Mexicana Records


Noticias relacionadas:

http://regeneracion.mx/totonakus-de-8-municipios-de-puebla-rechazan-megaproyectos/

http://municipiospuebla.mx/nota/2016-04-25/interiores/totonakus-de-8-municipios-de-puebla-se-unen-contra-megaproyectos

miércoles, 20 de abril de 2016

RESULTADOS PRINCIPALES DE LA EVALUACIÓN DE IMPACTO EN DERECHOS HUMANOS DEL PROYECTO MINERO

Haga clic en la imagen para ver el documento.


El 17 de abril de 2016 se presentaron en Santa María Zotoltepec, Puebla, los primeros resultados de la evaluación de impacto en derechos humanos (EIDH) que desde septiembre de 2014 las organizaciones Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER), el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC) y el Centro de Estudios de Desarrollo Rural (CESDER) han venido realizando en un proceso de acompañamiento a la Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida Atcolhua y a los habitantes de Ixtacamaxtitlán, Puebla.
La EIDH permite identificar, medir y, siendo ex ante, prevenir impactos negativos en derechos humanos provocados por el proyecto minero Ixtaca. Para lograr su objetivo, la EIDH mide la discrepancia entre los compromisos hechos por el Estado y la posibilidad real de individuos, grupos y comunidades de disfrutar de dichos derechos. Se combinaron la identificación de las preocupaciones de las comunidades, los principales derechos que se verían afectados (agua, salud, medio ambiente sano) y su conocimiento y uso efectivo del territorio con un conocimiento técnico experto (biología, geología, derechos humanos, investigación corporativa) que permitió evaluar de manera científica cuáles serían los efectos considerando documentos en que la empresa Almaden Minerals ha informado a sus inversionistas y a través de solicitudes de acceso a la información pública al gobierno mexicano.
La evaluación permitió identificar una serie de efectos negativos en el agua, la salud y el medio ambiente que podría tener la actividad de explotación, en caso de llevarse a cabo en la forma actual en la que está planteado el proyecto.
En un proceso liderado por las comunidades, la información compartida y valorada por los habitantes del municipio de Ixtacamaxtitlán el pasado 17 de abril constituye el último paso para concluir el informe y poder ahora compartirlo con todos los actores interesados (la empresa, diferentes instancias de gobierno, las comunidades afectadas).